Ética y Deontología

“Ética y Deontología” es una materia que la USJ se compromete a impartir en todos sus grados y titulaciones, optando así por la Filosofía moral, para que, a través suyo, todos los alumnos puedan recibir una formación cuyas raíces están ancladas en la tradición aristotélica y cristiana.

Debido a la dificultad que supone la enseñanza de la Ética general con el complemento de la parte correspondiente de Ética aplicada o Deontológica (dado que de esta segunda parte se requiere un conocimiento específico del campo concreto al que nos estemos refiriendo), hemos optado por diferenciar las dos partes, de manera que será en la enseñanza de la Filosofía moral o Ética general donde verdaderamente tratemos de hacer efectiva esa transmisión de valores del humanismo cristiano al que se hace referencia más arriba, y que forman parte esencial del ideario de la USJ. Aunque esto no es óbice, desde luego, para que los mismos valores se transmitan de manera integral en el conjunto de la materia, pues resulta evidente que así tiene que ser, merced a la necesaria coordinación de los contenidos de ambas partes.

Ética o Filosofía moral es la reflexión sobre cómo vivimos la vida, en todos sus aspectos, con el firme propósito de ser mejores. A “modo o forma de vida” se refiere Xavier Zubiri cuando habla de Ética, pero también a las disposiciones del hombre en la vida, al carácter adquirido en ella, a las costumbres, etc. La Ética abarca el amplísimo campo del vivir y del cómo vivir. Así, por ser Filosofía moral, esto es, pensamiento sobre lo moral o nuestro hacer mismo en la vida, esta reflexión ha de estar encaminada no sólo a interrogarse por cómo vivir, sino también, y sobre todo, a establecer las metas de lo que ha de ser la “vida buena”, que es como entendía Aristóteles la Ética, y a plantear, por consiguiente, esta última como nuestro primero y principal quehacer.

 

Objetivo de la materia:

Por todo esto, la asignatura ha de facilitar al estudiante un cuestionamiento profundo sobre su propio estar en el mundo, sobre su orientación fundamental en la vida -sin olvidar, desde luego, que aunque la búsqueda sea esencial a la persona, ha de serlo más cuando las personas se encuentran en etapas de formación, como es el caso de nuestros estudiantes-; se trata, en definitiva, de pensar sobre el propio hacer y vivir cotidiano, con vistas, además, al ejercicio de la profesión para la que el estudiante se está preparando. Pero si de esta segunda parte se encargará más la Ética aplicada –Deontología−, en la parte de Ética general hemos de comprometernos a llevar a cabo una reflexión profunda desde los fundamentos del ideario de la universidad, para que el alumno pueda interrogarse por su misión como persona y por la misión que tienen encomendada quienes practican la profesión que ha elegido. Es decir: distinguiremos bien entre la vocación personal, a la que estamos llamadas todas las personas por el hecho de ser seres singularísimos, únicos, y la vocación profesional, particular de cada grupo de profesionales, a sabiendas de que es en la primera donde nos jugamos verdaderamente el sentido de nuestra vida.

Decía José Luis Aranguren que “la tarea moral consiste en llegar a lo que se puede ser con lo que se es”. A comprender que vivir éticamente consiste en llevar a cabo esta vida moral a través del descubrimiento de la vocación personal de cada cual, estará orientado el trabajo del estudiante; y eso debemos transmitir quienes estemos al cargo de esta asignatura. Este cometido, aunque sencillo, es complejo, porque ha de realizarse en el trabajo cotidiano de ejercitar unas virtudes, precisamente para alumbrar una vida rica en valores. A sabiendas de que los valores hay que encarnarlos, y de que la misma vida moral consiste en elaborar a conciencia una determinada escala de valores. Se trata, pues, no de una “ética de mínimos”, sino de una ética ciertamente enfocada hacia la vida buena, o, como la llamaría Julián Marías en la estela aristotélica, la “vida mejor”, abierta, cómo no, a la relación con los demás y a compromisos personales que redunden en una sociedad más justa y humanizada.

© 2014 UNIVERSIDAD SAN JORGE | Tel.de información 902 502 622 Tel.de centralita 976 060 100 | info@usj.es
Campus Universitario Villanueva de Gállego - Autovía A-23 Zaragoza-Huesca Km. 299
50.830 Villanueva de Gállego (Zaragoza)